Santa Engracia era conocida como la antesala del paraíso por sus fundadores debido a la belleza natural que la rodea. Cuenta con una montaña majestuosa, llena de vida y colorido de donde nace un hermoso río que alberga en su lecho un sin número de hermosos y enormes sabinos, árbol considerado sagrado por las tribus nativas de México.

El Cañón del Tigre

Situado a 10 minutos de la Hacienda, este sitio de la sierra, es ideal para caminar, pasear y bañarse en la bella fosa que se encuentra frente a un acantilado rocoso digno de admirarse.

La Presa Santa Engracia

Es un vergel para diferentes variedades de animales entre los que están patos, garzas, gallaretas y grullas entre otras muchas aves. Su abundante vegetación y el agua que nunca falta hacen de éste un sitio afortunado que según la vieja fortuna dice, que quien admire y valore esta belleza, se llenará de la misma fortuna.

Bellos Atardeceres

Los atardeceres son un espectáculo cotidiano, en preámbulo a la aparición estelar nocturna que el ambiente rural autoriza a que todos los observadores  gocen.